HABLEMOS SOBRE: EL BLANQUEO DE CAPITALES

RESULTA QUE UN DÍA…

Imagínate que un día te llama tu mejor amiga de toda la vida y te pide un favor porque tiene un pequeño problema. Resulta que su marido, que es dueño de una pequeña empresa que distribuye productos electrónicos provenientes de Latinoamérica, va a recibir un dinero de un cliente importante y no quieren que se lo depositen en el Banco donde tienen su cuenta mancomunada ya que tienen una deuda vencida y no quieren destinar el dinero que reciban al pago de esta deuda. El favor consiste en que permitas que hagan el depósito en tu cuenta y más adelante él te dirá a qué cuenta debes transferir esa cantidad.

Aunque a ti te incomoda porque estas cosas no te gustan, se trata de tu amiga en la que confías plenamente, y por tu mente no pasa que pueda involucrarte en algo malo. Accedes a que hagan el depósito en tu cuenta en la que además recibes la nómina, y al cabo de unos días transfieres el dinero a la cuenta que te indican perteneciente a un desconocido.

Para ti todo quedó en eso, pero a los dos meses aproximadamente recibes una citación de la Policía Nacional por una investigación en la que estás involucrada debido a un presunto delito de blanqueo de capitales. De repente, te ves envuelta en una situación que te puede traer graves consecuencias.

NADIE ESTÁ EXENTO DE CAER EN LAS REDES DE ESTOS DELINCUENTES…

Los delincuentes que se dedican a las actividades de blanqueo de capitales necesitan personas como tú, que se dedican a actividades lícitas, para transformar el dinero sucio proveniente de delitos, en dinero limpio. Se aprovechan de la buena fe cotidiana que reina en las relaciones normales de confianza entre las personas y se cuelan a través de ellas.

Todos estamos expuestos a estos delincuentes. Es por ello, que son tan importantes las labores de concienciación (públicas o privadas) que nosotros, en nuestro ámbito privado y personal, podemos aplicar para evitar salir “salpicados” en este tipo de situaciones.

SABER UN POCO SOBRE EL BLANQUEO NOS VIENE BIEN…

En palabras sencillas el “blanqueo de capitales” no es más que dar apariencia de lícito a un dinero que es de proveniencia ilícita, es decir, de origen delictivo.

Mucha sabiduría popular se concentra en el refrán que dice que hay dos cosas en la vida que son imposibles de ocultar: la tos y el dinero. El dinero se nota tanto, que los delincuentes hacen verdaderas obras de magia para ocultarlo y desmancharlo. Un ejemplo de ello fue el famoso narcotraficante Pablo Escobar Gaviria que tenía que enterrar el dinero que obtenía del narcotráfico porque era tanto, que le resultaba imposible ocultarlo y gastarlo.

¿QUÉ DICE LA LEY?…

La Ley 10/2010, que es la norma que regula esta materia en España incluye dentro de la consideración de blanqueo de capitales las siguientes actividades:

  1. Convertir o transferir bienes, conociendo que proceden de un delito, con el fin de ocultar o encubrir el origen ilícito de los bienes o de ayudar a los implicados a eludir las consecuencias jurídicas de sus actos.
  2. Ocultar o encubrir la naturaleza, el origen, la localización, la disposición, el movimiento o la propiedad real de bienes o derechos sobre bienes, conociendo que los mismos provienen de un delito.
  3. Adquirir, poseer o utilizar bienes, sabiendo, al momento de su recepción, que provienen de un delito.

Cabe destacar que los supuestos indicados en los tres apartados anteriores implican una actuación directa del sujeto en actividades concretas, sin embargo, el legislador quiso ir más allá y abrió el abanico para considerar también blanqueo de capitales un ámbito mayor de conductas asociadas a estas actividades.

Es así como añade un cuarto supuesto, que consiste en participar en alguna de las actividades mencionadas, asociarse para cometer este tipo de actos, las tentativas de perpetrarlas y ayudar, instigar o aconsejar a alguien para realizarlas o facilitar su ejecución. Esto abre la posibilidad a que queden incluidas en el concepto de blanqueo de capitales actuaciones imprudentes, la sola tentativa (el inicio de la ejecución) y hasta dar un consejo.

Por último y no menos importante, la ley define a qué se refiere con bienes provenientes de una actividad delictiva, definiéndolos como los “activos cuya adquisición o posesión tenga su origen en un delito”, (aunque éste se haya cometido en otro país) abarcando todo tipo de bienes desde casas, coches, naves, aeronaves hasta criptomonedas, derechos de uso, participaciones u otros.

LA RESPUESTA ES NO…

Así que la próxima vez que una amiga (o amigo) te pida un favor, actúa con sentido común y mide el riesgo y las consecuencias que pueda generarte.

Un consejo: aplica mentalmente las siguientes máximas: “lo que es raro, es raro” y “el dinero no tiene amigos”. Ya verás como dirás acertadamente “no”.