HABLEMOS SOBRE: LA FINANCIACIÓN DEL TERRORISMO

La mayoría de los sujetos obligados centra la relevancia de la Ley 10/2010 en las actividades de blanqueo de capitales, enfocando su gestión e incluso la formación de sus empleados en esta materia, prestando poca atención a la alusión que hace esta Ley a la prevención de la financiación del terrorismo. La advertencia es que son graves las consecuencias que podría traer verse involucrados en actividades de esta índole, sobre todo las penas previstas en el Código Penal.

¿EN QUÉ CONSISTE LA FINANCIACIÓN DEL TERRORISMO?

Tanto la Ley 10/2010 (art. 1.3), con su connotación preventiva, como el Código Penal (art. 576), de corte represivo y más amplio en cuanto al abanico de conductas, delimitan normativamente lo que es la financiación del terrorismo.

Aunque ambas normas enuncian términos diferentes, las conductas básicamente son las mismas. Así encontramos que la Ley 10/2010 hace referencia al suministro, depósito, distribución o recogida de fondos o bienes; mientras que el delito previsto en el Código Penal penaliza a aquel que recabe, adquiera, posea, utilice, convierta, transmita o realice cualquier otra actividad; salvo esto, son comunes para ambas normas los demás elementos; en cuanto al modo, abarca todas las conductas ejecutadas por cualquier medio y de forma directa o indirecta y; en el ámbito subjetivo, la acción debe estar dirigida a utilizar o con el conocimiento de que serán utilizados dichos bienes para cometer cualquiera de las modalidades del delito de Terrorismo previstas en el Código Penal.

En definitiva, la financiación del terrorismo podría resumirse en destinar bienes o valores (fondos), por cualquier medio y de forma directa o indirecta, con la intención de que sean utilizados para cometer un delito de Terrorismo.

¿QUÉ NORMAS RELATIVAS A LA FINANCIACIÓN DEL TERRORISMO DEBEN CONSIDERAR LOS SUJETOS OBLIGADOS?

Los sujetos obligados deben tener en cuenta las regulaciones en materia de financiación del terrorismo que establece el ordenamiento jurídico en general, sin embargo, en España existen tres normas específicas sobre la materia:

  1. La Ley 12/2003, de 21 de mayo, de prevención y bloqueo de la financiación del terrorismo, que impone a los sujetos obligados el deber de ejecutar, en el marco de su actuación el bloqueo de los fondos o recursos económicos según acuerdo adoptado por la Comisión de Vigilancia de Actividades de Financiación al Terrorismo.
  2. La Ley 10/2010, de 28 de abril, de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo, que impone a los sujetos obligados los deberes de diligencia debida, información y control interno.
  3. La Ley Orgánica 10/1995, de 23 de noviembre, del Código Penal que, en su artículo 576, castiga a aquellos sujetos obligados que, por imprudencia grave en el cumplimiento de sus obligaciones, favorezcan que no sean detectadas o impedidas las actividades de financiación del terrorismo.

Las dos primeras normas, circunscritas al ámbito administrativo tienen por objeto la prevención, mitigación y detección de actividades que puedan constituir financiación del terrorismo, mientras que el Código Penal, es claramente represivo, castiga los delitos de Terrorismo en general.

¿A QUÉ TIPO DE SANCIONES ESTÁN EXPUESTOS LOS SUJETOS OBLIGADOS?

El incumplimiento de las obligaciones establecidas en estas normas por parte de los sujetos obligados puede suponer para ellos graves sanciones administrativas, financieras y/o penales. En este sentido, encontramos:

  1. Sanciones administrativas: Dependerán de la gravedad de las infracciones cometidas y pueden catalogarse como muy graves, graves o leves. Estas sanciones van desde multas, que en el caso de las infracciones muy graves pueden ser muy elevadas (más de 10.000.000€), hasta las más leves que pueden consistir en una amonestación privada.
  2. Sanciones y contramedidas financieras: Estas sanciones son impuestas por organizaciones o entes internacionales a personas, físicas o jurídicas, inculpadas en actividades terroristas. Estas organizaciones internacionales son las que elaboran, publican y actualizan las listas con dicha información.

En este punto es importante destacar que para la UE la inclusión en la lista dependerá de que una autoridad judicial o equivalente haya tomado una decisión en la que se vincule a actos terroristas a una persona, grupo o entidad y, además podrán incluirse aquellos considerados como relacionados con el terrorismo contra los que haya dictado sanciones el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Por su parte, la Ley 10/2010 prevé que las sanciones financieras establecidas por las Resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU serán de obligada aplicación para cualquier persona, física o jurídica, dentro de los términos previstos por los reglamentos comunitarios o por acuerdo del Consejo de ministros; asimismo, en el Consejo de Ministros, podrá acordarse la aplicación de contramedidas financieras respecto a terceros países con riesgos más elevados.

  • Penas: Los sujetos obligados que cometan imprudencias graves en el cumplimiento de sus obligaciones y con ello favorezcan el que no sean detectadas o impedidas las conductas que constituyen el delito de financiación al terrorismo, serán castigados con la pena inferior en uno o dos grados a la establecida para este delito que es de prisión de 5 a 10 años y multa del triple al quíntuplo del valor de los bienes.

IMPORTANTE: DAR VISIBILIDAD EMPRESARIAL A LA PREVENCIÓN DE LA FINANCIACIÓN DEL TERRORISMO

La financiación del terrorismo es un tema que se invisibiliza en muchas empresas que consideran que con enfocarse en el blanqueo de capitales es suficiente para el cumplimiento de las obligaciones legales.

Si objetivamente se miden las graves consecuencias que puede acarrear verse inmerso en actividades de ese tipo, no queda duda que afrontar esta materia de prevención de la financiación del terrorismo, adoptando medidas y controles y concienciando y formando a todos los involucrados en los procesos organizacionales, desde el gobierno corporativo, pasando por los empleados y hasta los proveedores y clientes, va a repercutir en disminuir los riesgos de ser objeto de tan duras sanciones, tanto a nivel nacional como internacional.

Recuerda algo: las cosas no pasan hasta que pasan.

En las próximas entregas seguiremos hablando sobre estos temas tan importantes para todos. Cualquier inquietud o info